logo




buscar buscar

Buen ejemplo de humildad

Hace muchos años que un sargento de batallón increpaba duramente a unos cuantos soldados que no podían sacar un coche atascado en el barro.

De momento se presentó allí un hombre alto y flacucho.

Vio la situación y le preguntó al sargento por que no les ayudaba.

- ¿Por qué he de hacerlo?

Soy el sargento--, contestó éste con altanería.

Sin pérdida de tiempo el hombre alto y flacucho se despojó de su chaqueta y se puso a ayudar a los soldados a sacar el coche del sucio y renegrido barro.

Cuando se terminó la tarea, se lavó las manos, se puso la chaqueta y caminó hacia el sargento.

- Si en otra ocasión usted necesitara mi ayuda, llámeme - le dijo. -¨¿Y quién es usted? - le preguntó el sargento.

- Yo soy Abraham Lincoln, el presidente de la nación - le respondió. La grandeza de un hombre es el servir con humildad.

compartir



2    1     19   



 0



.
Te gustó? compártelo!

.

demo-image